GUÍA DE SELECCIÓN

GUÍA DE SELECCIÓN

¿Qué tipo de protección se debe elegir?

Bollé Safety ofrece una amplia selección de gafas de protección con un marcado óptico específico para cada riesgo y tipo de actividad.
¿Qué es la evaluación de riesgos profesionales?
La evaluación de riesgos profesionales consiste en identificar y clasificar los riesgos en la empresa para poner en marcha las correspondientes acciones de prevención. Es la etapa inicial de una política de seguridad y salud en el trabajo. Es obligatorio verificar la adecuación entre los marcados del producto y los marcados de normas..

RIESGO TÉRMICO:

El riesgo térmico se produce en la proyección de líquidos, sólidos calientes o la emisión de radiaciones intensas.
Bollé Safety ha desarrollado unas gafas de protección contra los riesgos térmicos conformes a las normas en vigor.

Ejemplos concretos:
Calor radiante procedente de hornos, proyección de metales en fusión o sólidos calientes...
Se define el riesgo térmico como: proyecciones de líquidos calientes, radiaciones térmicas intensas.

RIESGO TÉRMICO:
RIESGO MECÁNICO:

RIESGO MECÁNICO:

El riesgo mecánico se manifiesta en la mayoría de los casos en las operaciones de mecanizado en donde se proyectan partículas aceradas o con una energía cinética importante.
Bollé Safety ha desarrollado una amplia selección de gafas de protección contra los riesgos mecánicos: gafas de patillas, gafas panorámicas, pantallas faciales...
 

Ejemplos concretos:
Virutas metálicas, proyecciones de fragmentos o de partículas procedentes de herramientas...
El riesgo mecánico se define como: choques, proyecciones de fragmentos o de partículas sólidas.
Para elegir entre gafas de patillas, gafas panorámicas o pantallas faciales, es necesario conocer la naturaleza y la importancia del riesgo:
• para operaciones de torno, pueden bastar las gafas de patillas.
• para trabajos de sierra, es indispensable la utilización de pantalla facial para proteger ojos y cara.

RIESGO RELACIONADO CON RADIACIONES ÓPTICAS:

La radiación óptica se manifiesta en numerosas actividades en entornos industriales, médicos o comerciales.
Afecta a los procedimientos de soldadura, acería, cirugía...
Una sobreexposición de los ojos a fuentes de intensidad elevada puede provocar quemaduras y lesiones en el ojo.
Bollé Safety ha desarrollado gafas de protección, gafas panorámicas, pantallas faciales y pantallas de soldadura para luchar contra las radiaciones ópticas.
 

Ejemplos concretos:
Radiaciones invisibles UV, radiaciones visibles y radiaciones invisibles IR...
El riesgo relacionado con las radiaciones se define como: ultravioleta, infrarrojos, luz visible, soldadura por gas, soldadura eléctrica, láser.

RIESGO RELACIONADO CON RADIACIONES ÓPTICAS:
RIESGO QUÍMICO:

RIESGO QUÍMICO:

El riesgo químico aparece cuando una sustancia proyectada o presente en el entorno reacciona con los órganos de la vista o de la piel y se manifiesta en la mayoría de los sectores industriales.
El riesgo químico está presente principalmente en el entorno médico, en la industria agroalimentaria o en el ámbito de la gestión de residuos, en donde los microorganismos pueden contaminar al individuo.
Con objeto de eliminar todo riesgo de proyección de sustancias químicas, Bollé Safety propone una amplia selección de gafas panorámicas de protección contra los riesgos químicos y biológicos.
 

Ejemplos concretos:
Polvo, aerosoles, líquidos, gases o vapores...
El riesgo químico se define como: proyecciones de líquidos peligrosos, polvos tóxicos, gases y vapores tóxicos.

RIESGO ELECTRICO

Los protectores de ojos contra el arco de cortocircuito solo deben ser pantallas faciales. No deben exponer partes
metálicas desprotegidas y todos los bordes externos del protector deben estar redondeados, achaflanados o tratados
de otra forma para no presentar ningún borde vivo.
Las consecuencias de un arco eléctrico pueden ser quemaduras de la córnea, lesiones de la retina y conjuntivitis.

Ejemplos concretos:
Choque eléctrico, relámpago eléctrico...

RIESGO ELECTRICO

LONGITUDES DE ONDA

Las longitudes de onda están en la base de nuestra percepción del mundo... dos órganos nos permiten recibirlas: los ojos para la luz y los oídos para el sonido.

Rayos gamma: muy peligrosos, pueden atravesar el cemento e incluso el plomo. Destruyen las células de los organismos vivos.
Rayos X: atraviesan los tejidos de nuestro cuerpo pero se detienen en los huesos, permitiendo así las radiografías.
Rayos ultravioletas: procedentes del sol, son detenidos parcialmente por la capa de ozono que rodea la tierra. Los que consiguen pasar, son la alegría de los adeptos al bronceado, pero son perjudiciales en grandes dosis.
Los infrarrojos: son emitidos por todos los cuerpos calientes. No son visibles pero es perceptible su calor.
Las ondas de radio: se utilizan para transportar sonidos, imágenes o datos digitales. El ojo humano no es capaz de discernir los diferentes componentes de una radiación y sólo percibe el resultante. El ojo humano es capaz de ver solamente las radiaciones cuya longitud de onda esté comprendida entre 380 y 780 nanómetros, se trata del "espectro visible".