15 datos notables sobre el ojo humano

Lea nuestro artículo sobre la luz azul

La visión es tan crucial para la experiencia humana que a veces damos nuestros ojos por sentados. El ojo humano es un órgano sumamente complejo que nos permite vivir el mundo de maneras imposibles para los otros sentidos. Aun cuando usamos los ojos durante la mayoría de nuestras horas de vigilia, es posible que no conozcamos una serie de cosas divertidas e interesantes sobre los ojos y cómo funcionan.

1. Los ojos perciben las cosas boca abajo

Lo que vemos está constituido por la luz reflejada de los objetos y las escenas que miramos. No obstante, como la córnea al frente de los ojos es curva, flexiona la luz cuando ésta penetra en el ojo, lo que implica que la imagen está invertida cuando llega a la retina en el fondo del ojo. Cuando el cerebro interpreta la imagen la da vuelta para que podamos ver el mundo correctamente.

En un experimento de los años 1950, el profesor austríaco Theodor Erismann le pidió a su ayudante, Ivo Kohler, que se pusiera antiparras con las que veía las cosas invertidas. Es fascinante observar que el cerebro de Kohler se fue adaptando y en el lapso de una semana aproximadamente, comenzó a ver el mundo en el sentido correcto por las antiparras. El estudio histórico sigue siendo mencionado hoy, como en la obra de 2017 de Sachse et al. sobre Percepción visual.

2. Los ojos están llenos de una substancia gelatinosa

El 80% del ojo humano está hecho de un líquido firme gelatinoso denominado humor vítreo que es vital para la salud y función del ojo. Esta substancia clara e incolora llena el espacio entre el lente y la retina del ojo. El 99% del humor vítreo es agua, y el resto es una mezcla de colágeno, proteínas, sales y azúcares. El humor vítreo, al llenar el ojo, es esencial para mantener la forma del ojo y la delicada retina en su lugar.

3. Muchas características protectoras alrededor del ojo

Nuestro cráneo y características faciales han evolucionado durante millones de años para proteger el delicado globo ocular. La cuenca del ojo es una depresión en el cráneo, y así la mitad del ojo está protegida por hueso. La función de las cejas es atrapar el sudor de la frente y desviarlo de los ojos. Cuando es necesario, los párpados se cierran para proteger los ojos de la luz y las partículas.

Las pestañas crean un filtro para el polvo y otras partículas, y también funcionan como los bigotes de los gatos y ratones, detectando la presencia de objetos cerca de los ojos y disparando el cierre de los párpados. En total, todas las pestañas que se desprenden del ser humano durante su vida miden más de 98 pies (casi 30 metros) de largo; cada pestaña vive unos cinco meses.

A pesar de todos estos elementos, el ojo sigue siendo uno de los órganos más frágiles, especialmente ante los peligros de la vida moderna como la luz artificial y las substancias industriales. La evolución no está aún a la par de estos nuevos peligros y, por lo tanto, la protección ocular es crucial en estos entornos modernos.

4. Todos tenemos un punto ciego

Tal vez pensemos que podemos ver todo lo que está frente a nosotros, pero en realidad tenemos un punto ciego diminuto. Esta pequeña porción del campo visual corresponde a la ubicación del disco óptico, donde el nervio óptico sale del ojo y entran los vasos sanguíneos. Los expertos aún no están seguros de por qué casi nunca notamos este punto ciego. Una teoría dice que el cerebro rellena la información que falta mediante pistas visuales del entorno; la otra dice que la visión superpuesta de ambos ojos le permite a cada uno ver lo que está en el punto ciego del otro.

¡Descubra su punto ciego con esta prueba sencilla! Abra esta imagen en otra ventana, luego cierre el ojo izquierdo y ubique su ojo derecho abierto a unas 8-9 pulgadas (20 a 22 cm) de la pantalla. Mire la cruz y mueva la cabeza lentamente hacia adelante y/o hacia atrás hasta que el círculo negro desaparezca. ¡Cuando esto suceda habrá encontrado su punto ciego!

5. El ojo humano detecta 10 millones de colores diferentes

Si bien existen varias teorías sobre el tema, los estudios basados en la obra de Gunter Wyszecki indican que podemos distinguir hasta 10 millones de colores. Todos los colores del espectro lumínico que puede ver el ser humano están constituidos por combinaciones de rojo, verde y azul. Cuando vemos amarillo, se trata de una combinación de rojo y verde, y cuando vemos violeta es una combinación de rojo y azul, y demás.

Un error común es pensar que el color es una propiedad de la luz, cuando en realidad tiene mucho que ver con el cerebro. No es solamente el largo de onda de los rayos de luz que se reflejan en el ojo, sino también el contexto en que percibimos las cosas, como los colores del fondo, la iluminación, el conocimiento y los alrededores.

6. La visión depende poco y nada del color de los ojos

Algunos dicen que los ojos azules y verdes son más sensibles a la luz que los ojos pardos, y que estos últimos están más predispuestos a las cataratas. Algunos estudios hasta afirman que las personas que tienen ojos pardos responden mejor en los deportes con raqueta, mientras que las personas con ojos más claros pueden ser mejores en el pensamiento estratégico. Otros estudios impugnan estas teorías.

Después de numerosos estudios, teorías y supersticiones, lo único que se ha ganado el acuerdo de los investigadores del color de los ojos es que hay muy poca o ninguna diferencia entre las capacidades visuales de las personas con diferentes colores de ojos. Los expertos también concuerdan en que todas las personas, independientemente del color de sus ojos, deberían usar gafas de cristal sombreado para proteger sus ojos del sol.

7. Los ojos rojos de las fotos se deben a los vasos sanguíneos del ojo

¿Se ha preguntado alguna vez por qué a veces los ojos aparecen rojos en las fotos? El efecto “ojos rojos” ocurre cuando la luz del flash de la cámara o de otra fuente de luz brillante se refleja de vuelta a la cámara. La luz reflejada ilumina los vasos sanguíneos del tejido conectivo del fondo del ojo, y esto produce el color rojo que se ve en las fotos.

8. El escaneado del iris es más seguro que las huellas digitales

Al igual que las huellas digitales, el iris es una característica única de cada persona; a diferencia de los dedos respectivos de cada mano, el iris de cada uno de nuestros ojos es diferente. Nuestro iris tiene más de 256 características únicas, mientras que en el caso de las huellas digitales hay sólo unas 40 características únicas. Así, el escaneado del iris ocular para los sistemas biométricos es mucho más seguro que las huellas digitales.

9. La miopía o la hipermetropía dependen de la forma del ojo

La miopía o la hipermetropía dependen de la forma del ojo.  Las personas con miopía, el problema de visión más común, tienen ojos más largos; así, cuando miran a la distancia, la luz se concentra justo antes de llegar a la retina. En el caso de las personas con hipermetropía, el ojo es demasiado corto, es decir que el punto de enfoque al mirar objetos cercanos se encuentra detrás de la retina. Ambos problemas producen una visión borrosa a la distancia respectiva, y se pueden tratar con lentes que ajustan la posición del punto de enfoque.

 

10. Los ojos pueden sufrir quemaduras de sol

Hoy se comprende bien la quemadura de la piel por el sol, pero ¿sabía que los ojos también pueden sufrir quemaduras de sol? La afección se denomina fotoqueratitis, y puede causar dolor, enrojecimiento, visión borrosa, lagrimeo, hinchazón y sensibilidad a la luz. Así como la piel puede pelarse después de la quemadura del sol, la fotoqueratitis puede llevar a la "descamación" del epitelio de la córnea. Los efectos pueden sentirse mucho tiempo después del momento de la exposición, y por ello siempre debemos usar buenas gafas de sol cuando estamos al sol.

11. Cada día pestañeamos entre 20.000 y 30.000 veces
Los científicos han estimado que pestañeamos un promedio de 20.000 a 30.000 veces por día. . Cada pestañeo dura sólo dos décimas de segundo, pero en total representa aproximadamente 1,5 horas por día. El pestañeo quita la suciedad y lubrica el ojo con lágrimas húmedas. Cada pestañeo trae nutrientes a las estructuras de la superficie del ojo y las mantiene sanas.

Un estudio llegó a descubrir que el pestañeo tiene una función neurológica. El estudio indica que las partes del cerebro conectadas a la visión y a la atención pasan por un mini-reajuste que podría ser fundamental para la forma en que funciona el cerebro.

12. Es posible prevenir o curar el 80% de todas las discapacidades visuales

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que más del 80% de todas las discapacidades visuales del mundo pueden ser prevenidas y también curadas. La OMS destaca el éxito de una serie de partenariados público-privados que han producido verdaderos cambios en la salud ocular en los países que los han alentado. Dichas medidas llevaron a una reducción considerable en la ceguera por oncocercosis y tracoma, y la consiguiente reducción en la propagación de las enfermedades infecciosas.

13. ¿Son realmente buenas las zanahorias para los ojos?

De niños, muchos de nosotros escuchamos que las zanahorias son el mejor alimento para la visión, y que comer zanahorias hasta nos ayuda a ver en la oscuridad. Si bien esta verdura rica en beta-caroteno es un agregado sano a la alimentación, no tiene beneficios específicos para los ojos aparte de la vitamina A que el organismo convierte a partir del beta-caroteno, pero hay muchas fuentes mejores de vitamina A.

La salud de los ojos se beneficia más del pescado graso y de las verduras verdes que contienen luteína, zeaxantina y meso-zeaxantina, que contribuyen a los mecanismos que protegen los ojos. La luteína y zeaxantina están presentes naturalmente en alimentos como la espinaca, el repollo rizado y otras verduras de hoja, mientras que ciertos peces contienen meso-zeaxantina.

14. Necesitará gafas cuando sea más anciano

Alrededor de los 40 años, la inmensa mayoría de las personas comienza a padecer presbicia. La presbicia es el endurecimiento del lente del ojo, con lo que se hace más difícil enfocar la visión en los objetos que están demasiado cerca. La presbicia suele intensificarse alrededor de los 50 años, al seguir endureciéndose el lente con la edad. Como consecuencia, la mayoría de las personas necesitan gafas cuando llegan a los 40 o 50 años de edad.

15. El uso de las pantallas causa el síndrome visual informático

Los estudios indican que entre el 50% y 90% de las personas que trabajan ante una pantalla de computadora (ordenador) muestran síntomas de síndrome visual informático (SVI). El SVI no es un problema específico sino toda una gama de problemas relacionados con el cansancio ocular y el dolor ocasionados por un exceso de exposición a las pantallas. El uso de la pantalla fuerza los ojos a enfocar y volver a enfocar todo el tiempo; además, el brillo y resplandor también obligan los ojos a esforzarse. Con el tiempo, este esfuerzo repetitivo puede tener un efecto nocivo en los músculos oculares.

El punto final sobre la visión

Cuanto más comprendemos la naturaleza compleja de nuestros ojos más podemos apreciar cuán afortunados somos de tenerlos y cuán importante es la visión para la evolución de nuestra especie.
El comprender nuestros ojos también puede ayudarnos a apreciar su fragilidad, y ello llevarnos a protegerlos mejor contra las lesiones y el deterioro. Para mantener nuestros ojos sanos y salvos debemos limitar su exposición a la luz, al calor y a las partículas como el polvo; si los protegemos con gafas de buena calidad podemos disfrutar todos los beneficios de la visión y evitar los riesgos.

El punto final sobre la visión